Buscar
  • Fernando Vega Riveros

El Problema de No Involucrar a tu Equipo

En mi experiencia como consultor me he encontrado repetidas veces con la misma situación:

El dueño de la empresa hace “sus cosas” sin involucrar o (por lo menos) preguntar al equipo. Y cuando se necesita solucionar problemas, ejecutar acciones, o intervenir; el jefe nos pide (exige) ayudarlo. Siendo el resultado final de “sus cosas” un desastre, aunado que se responsabiliza al equipo por el “desastre” o “fracaso”.

Cuando leemos este tipo de relatos, resulta fácilmente realizar una crítica similar a: “Pues que el jefe involucre al equipo”. Sin embargo, la realidad siempre es más compleja e interesante.


Es posible que tu como dueño no logres identificar el sentir o el impacto que tienen tus decisiones en tu personal, y por lo tanto tienes un problema más importante a tratar.


Sesgos Cognitivos


El otro problema menos evidente, es que tengas una percepción errada del sentir de tu equipo. Es probable que tengas un sesgo cognitivo , lo cual provoque una distorsión de la realidad, un juicio inexacto o una interpretación ilógica.





Es decir, que para ti las “cosas” que estás haciendo tienen lógica, y un sentido que de alguna forma beneficia a la empresa e inclusive al equipo. El problema está en que solamente tú lo ves, todos los demás miembros del equipo las ven cómo decisiones que no tienen sentido, carecen de lógica, no tienen fundamentos o son simplemente “caprichos” del jefe.


Investiga más sobre los sesgos cognitivos para que puedas identificar cuando uno se presente en tus decisiones o acciones, o inclusive cuando se presente en algún miembro de tu equipo. Conocer estos sesgos cognitivos no ayudan a tener mejores decisiones.


Los sesgos cognitivos pueden influir en la forma que ves el mundo. Están determinados por implicaciones culturales, influencia social, motivaciones emocionales o éticas, atajos en el procesamiento de la información, o distorsiones en la recuperación de los recuerdos y la memoria, entre muchos otros.


¡Lo pudimos haber hecho mejor!


El hubiera no existe. Y no hay nada peor para la motivación de tu equipo que ver que “tus cosas” se hubieran hecho muchísimo mejor si los hubieras involucrado. Tu empresa se conforma por personas, y esas personas son tu equipo. Tu equipo es el que a diario va a tu empresa, deja a su familia, su diversión e inclusive deja ir oportunidades para trabajar en beneficio de tu empresa.


Quieras o no tu personal de trabajo a lo largo del tiempo se convierte en un “experto (a)” en su función o rol dentro de la empresa. Inclusive mejor que tú. Y eso está bien, ese es objetivo de los equipos de trabajo.


Ahora con ese contexto, comprenderás mejor que tu personal al no ser involucrado en “tus cosas”, y descubrir el resultado como mero espectador y no como creador, probablemente dirá “nosotros lo hubiéramos hecho mejor”.


Y no lo dirán, por ser egocéntricos o por creerse mejor que tú, simplemente es el resultado natural al saber que el equipo de trabajo en conjunto puede hacer cosas mejores, puede evitar y soportar los errores y solucionar los conflictos o problemas. El equipo sabe que el mismo equipo da mejores resultados.


La sinergia empresarial significa trabajar en equipo y se basa en la complementación de funciones, las cuales se optimizan como resultado de esa imbricación. El trabajo en equipo no solo mejora el clima laboral y potencia la creatividad, sino que también genera mejores resultados.




Conclusión


Espero que cuando vuelvas a tener una “ocurrencia” o quieras hacer “tus cosas” que involucren a tu equipo de trabajo lo pienses dos veces. Y así puedas buscar la manera de involucrarse o por lo menos de preguntar su punto de vista. Tu no tienes toda las respuestas, tú no sabes hacerlo todo, tú no eres la empresa.




2 vistas0 comentarios