Buscar
  • Fernando Vega Riveros

¿Eres el jefe?


En tu empresa y como director de ella, automáticamente te conviertes en la autoridad máxima dentro de ella, es decir que eres el Jefe.


Cuando comienzas tu solo con algún emprendimiento, es normal que las personas que te ayuden sean amigos y familiares, pero ellos no estarán para ti siempre, ellos encontrarán oportunidades más atractivas o simplemente te darás cuenta que su desempeño es deficiente o sus perfiles no se alinean con los de la empresa.


Entonces contratas a tu primer empleado, después el segundo y quizá un tercero. Ahora te encuentras en un dilema: ¿Cómo ser el jefe?. Una pregunta interesante, donde no encontrarás un manual, un recetario o un check list. Aunque eso no quiere decir que debas de seguir tu “sentido común” , o “instinto”, recuerda que nunca debes parar de aprender. Los modelos mentales pueden limitarnos o causarnos problemas infundados, inclusive miedo. Por eso te comparto lo que afirma Ed Catmull cofundador de Pixar:


Cuando somos nuevos en el cargo, imaginamos lo que implica el trabajo para poder hacernos de él, y luego nos comparamos a nosotros mismos con el modelo que tenemos en nuestra mente. Sin embargo el trabajo nunca corresponde a lo imaginado. Suele dar miedo descubrir que se tienen responsabilidades que no formaban parte de nuestro modelo mental. El truco radica en olvidar todas las ideas preconcebidas sobre cómo “deberíamos” ser.

Aplicar este consejo resulta útil para ti, como director, y también para tus nuevos empleados, ya que próximamente serán los pioneros en esos puestos. Tendrán incertidumbre y miedo al igual que tu, así que lo importante es que tengas una mentalidad flexible ante los errores. Ed Catmull enfrentó esto en Pixar. Los colaboradores tenían miedo de equivocarse y producir una “mala” película, así que él sugiere:


En lugar de tratar de evitar todos los errores, deberíamos asumir que nuestra gente tiene buenas intenciones y quieren resolver los problemas. Démosle responsabilidades, dejemos que cometan errores y que los solucionen. Si hay un miedo, hay una razón, y nuestro trabajo es encontrar la razón y ponerle remedio.La tarea de dirigir no es evitar los riesgos sino crear la capacidad de subsanar los problemas.

Tu responsabilidad como jefe se vuelve un poco más interesante. Comienzas a comprender que ser jefe no es simplemente dar órdenes o “hacer que las personas trabajen”. Así que analiza e interioriza que ahora tienes una “responsabilidad” extra a las cientas que ya tienes, ahora debes de convertirte en aquel que dirige a un equipo de trabajo y debe llevarlos a alcanzar su máximo potencial. Y al final de cada día, posiblemente en tu soledad te preguntes ¿por qué alguien me seguiría? y cada día respondas esa pregunta de formas distintas.





Y como sé que muchas de estas cuestiones radican en la subjetividad, a continuación te comparto algunas habilidades a desarrollar para mejorar tu liderazgo:


  • Comunicación Asertiva. Da indicaciones claras y precisas, trabaja mucho en ello para que tu equipo aprenda a hacerlo. Y la comunicación se desarrolle asertivamente hasta volverse parte de su cultura.

  • Adopta una mentalidad de crecimiento. Acumula y crea nuevos retos para crecer tu y tu empresa. En cada oportunidad mejora para desarrollar habilidades nuevas

  • Piensa estratégicamente. Acostúmbrate a realizar planes, pensar en diferentes escenarios, y sobre todo ten la determinación para ejecutarlo.

  • Conoce a tu equipo. Conoce y entiende lo que se les dificulta y qué puedes hacer para que lo mejoren, sin olvidarte de conocer sus objetivos y expectativas.

  • Estabilidad emocional. Los líderes extraordinarios dan seguridad cuando la incertidumbre invade.



Bueno, ahora ya tienes una lista de habilidades a desarrollar, unos consejos para evitar el miedo que provocan las ideas preconcebidas y a buscar una cultura que no castigue los errores. Todo esto como el principio de tu carrera como jefe o líder, al final no importa como te llames o te llamen, lo que importa son los resultados que obtienes tu, y tu equipo.


Recuerda que ahora como empresario, tienes un equipo para alcanzar los objetivos de tu empresa, así que tus logros ahora son logros del equipo. Medir los resultados para saber si fueron éxitos o fracasos resulta cada vez más complicado, y aumenta dicha dificultad cuando tu te quieres medir o evaluar como jefe. Te recomiendo esta frase de Ed Catmull:


Una mejor forma de medir el éxito es examinar a las personas de nuestro equipo y fijarnos en cómo trabajan juntas. ¿Se unirán para resolver problemas importantes? Si la respuesta es sí, la gestión que estás haciendo es buena.


Referencias:


Catmull, Edwin E., et al. Creatividad, S.A.: cómo Llevar La inspiración Hasta El Infinito y más allá. Conecta, 2019.

Geraldinne, @geraldinnebohr, ¿Cómo llegar a ser un líder en tu empresa? 5 pasos para lograrlo, Platzi, 2021.


1 vista0 comentarios